SALIDAS PROFESIONALES DE TRADUCCIÓN E INTERPRETACIÓN (II)


En la segunda parte de esta publicación quería compartir algunas reflexiones que he hecho después de haber leído las entrevistas de las compañeras. Seguramente vosotros también habréis pensado en ello, pero no está de más dejarlo aquí por escrito.


- No hay que tener miedo a trabajar en varios ámbitos: en ocasiones, nuestro objetivo cuando empezamos la carrera no se corresponde con la profesión que acabamos ejerciendo. Es el paso del tiempo y la práctica en diferentes ámbitos lo que nos permite conocer lo que nos gusta realmente. No debemos tener miedo a probar y, ¿por qué no?, a equivocarnos. (Yo he trabajado como traductora en plantilla, como autónoma y como revisora/gestora de proyectos y así descubrí qué es lo que más me gusta).

- Opción de prácticas preprofesionales: son una buena forma de empezar, porque nos ofrecen un primer acercamiento a una determinada profesión y así podemos ver si nos gustaría dedicarnos a ella en un futuro o si preferimos intentarlo en otra rama.

- Formación continua: por las respuestas de las compañeras deducimos que un traductor debe estar enterado de las novedades del sector, por tanto es esencial seguir formándose y actualizándose. Una opción son los cursos de especialidad o los másteres especializados. (Yo, por ejemplo, empecé dedicándome a la traducción técnica y vi que era un campo que no me llenaba del todo, prefería dedicarme a algo más creativo. Como me encantaban el cine y las series de televisión, decidí hacer el curso de traducción para doblaje de Trágora y después el Máster en Traducción Audiovisual de la UCA y el ISTRAD, lo cual me ayudó a reafirmar mi pasión por esta rama de la traducción).

No os hago esperar más, aquí tenéis las dos entrevistas de esta semana: 👇

Traductor en plantilla (Laura G.)

¿A qué pensabas dedicarte cuando empezaste la carrera?
Estudie en Francia, donde tenemos el plan Bolonia desde hace ya tiempo. Empecé con un Bachelor que se llama LEA (Langues étrangères appliquées) y que básicamente mezcla idiomas con económicas y marketing. Después decidí seguir con un Máster de traducción. Creo que desde el instituto, supe que el sector de la traducción me interesaba y elegí mi formación académica en función de ese objetivo.

¿A qué te dedicas ahora?
Ahora, trabajo en una empresa de traducción, como traductora y revisora.

¿Tuviste que complementar tu formación para optar a este puesto?
No, hice mis prácticas de fin de Máster en esa empresa, y después de acabar las prácticas, me contrataron.

¿Cuáles son tus tareas?
La mayor parte de mi tiempo está dedicada a traducir y revisar textos generales y técnicos del inglés, español y alemán al francés. También me encargo de los controles de calidad (la empresa está certificada por la norma europea de traducción EN-15038 e ISO 9001) de traducciones en varios idiomas hechas por proveedores externos.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando como traductora?
Llevo ya 5 años.

¿Crees que estudiar Traducción fue una buena decisión?
Creo que sí. El sector de la traducción es muy amplio y hay muchas cosas por aprender y descubrir. Por mi parte, nunca me aburro, porque siempre aprendo cosas nuevas, a nivel técnico (con las herramientas CAT que usamos, por ejemplo) como lingüístico. Creo que el sector de la traducción, técnica por lo menos, ofrece muchas posibilidades, no solo como traductor sino también como gestor de proyectos.

Fundadora de una empresa de traducción (Elena Fernández)

¿A qué pensabas dedicarte cuando entraste en la carrera?
Cuando terminé el instituto realmente no tenía muy claro a qué quería dedicarme, solo sabía quería dedicarme a algo que tuviera que ver con los idiomas. La verdad es que fue una casualidad conocer esta profesión justo en el momento en el que tenía que elegir mis preferencias. Fue gracias a mi profesora de inglés, ella sabía que me apasionaba el idioma y que iba a intentar entrar en Filología Inglesa. Me llamó a su despacho y me dijo: «Oye, Elena, ¿y por qué no haces traducción?». Voilà! Ese día se abrió ante mí un campo que desconocía totalmente. ¡Y aquí estoy! Más feliz que una perdiz y agradecida enormemente por ese consejo. Una vez dentro de la carrera, respondiendo a tu pregunta, pensaba que me dedicaría a traducir películas, series y videojuegos. Cada año que pasaba me iba sorprendiendo de la cantidad de salidas que tiene esta profesión y mis dudas iban creciendo. ¡Quería traducirlo todo! El último año de carrera, hablando con mis compañeras de clase en un descanso (ahora socias), llegamos a la conclusión de que lo mejor sería crear una empresa de traducción que tradujera todo tipo de textos, así no tendríamos que decidir (ja, ja). Y eso fue lo que hicimos, así, sin anestesia. Empezamos desde cero, sin saber nada del mercado. Algo muy arriesgado, lo sé. Fuimos aprendiendo con cada error que cometíamos hasta conocer bien el sector donde nos movíamos. Logramos especializarnos, hacernos un hueco a nivel internacional y conseguir la calidad que exigen los clientes. Fue todo un reto, volvería a hacerlo sin ninguna duda.

¿A qué te dedicas ahora?
Ahora me dedico a hacer crecer la empresade traducción (Trágora). Digamos que llevo el departamento de marketing y ventas de la empresa, aunque también gestiono proyectos de traducción y locución. Por otro lado, soy la directora académica de la Escuela Profesional de Traducción eInterpretación, otra empresa que surge de Trágora para responder a las necesidades de formación y reciclaje profesional de traductores e intérpretes que trabajan con el español como lengua materna.

¿Tuviste que complementar tu formación como traductora para optar a este puesto?
Más que como traductora (en aquella época tenías que viajar a Madrid o Barcelona para especializarte y mis recursos económicos no me lo permitían), tuve que complementar (y mucho) mi formación como empresaria. Marketing, ventas, fiscalidad, gestión de documentación, gestión de recursos humanos, etc. Un mundo que desconocía totalmente y que no pensaba que fuera tan inmenso. Mientras montábamos la empresa, realizamos un curso de creación de empresas subvencionado por la Junta de Andalucía que nos ayudó a entender a qué nos enfrentábamos. Aprendimos mucho, pero hasta que no te pones a trabajar y tienes al cliente delante, no sabes realmente la responsabilidad que tienes y ahí es donde realmente aprendes. Durante los primeros años yo traducía todo lo que pasaba por mis manos, no obstante, llegó un momento en el que quise especializarme y realicé un máster relacionado con el marketing y las ventas por Internet. Los siguientes años traducía más textos relacionados con mi especialidad, pero poco a poco tuve que empezar a gestionar grandes proyectos y traducir mucho menos... ¡Descubrí que me encanta la gestión de proyectos de traducción! 

¿Cuáles son tus tareas?
Veamos, voy a intentar resumirlas y ordenarlas por el tiempo que me llevan: defino las estrategias de marketing de la empresa y las llevo a cabo con mi equipo (digamos que mi tarea es conseguir clientes y fidelizarlos), dirijo el departamento académico de Trágora Formación (control de calidad de los cursos, coordinación de profesores y alumnos, creación de nuevas propuestas, etc.) y gestiono proyectos de traducción y locución en el sector audiovisual (sobre todo). Casi todas mis funciones son de dirección y control de la ejecución. Trabajo muchas horas al día, pero es que me encanta trabajar en mi propia empresa. 

¿Cuánto tiempo hace que creaste tu empresa?
Empezamos a trabajar en la idea a finales de 2005 y la creamos en marzo de 2006. Parece mentira, miro atrás y el tiempo ha pasado volando. Trabajar por tu cuenta (ya sea como autónomo o mediante una sociedad) es algo que aconsejo a quienes no tienen miedo o tienen ganas de vencerlo. No es un camino de rosas, ni mucho menos, pero es TU CAMINO. 

¿Crees que ser licenciada en Traducción e Interpretación fue una buena decisión?
Por supuesto, sin ninguna duda. Creo que es la profesión más bonita del mundo. Todos los días son diferentes si eres traductor. En mi caso, aunque no me dedico 100 % a traducir estos últimos años, disfruto cada vez que lo hago y animo a todos los que estáis empezando en esta carrera o a punto de terminarla, a que confiéis en vosotros mismos y os esforcéis por sacar al profesional que lleváis dentro porque hay mucho trabajo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CLIENTES DEL TRADUCTOR AUTÓNOMO

ERGONOMÍA PARA TRADUCTORES

LISTA DE REGALOS PARA TRADUCTORES