CLIENTES DEL TRADUCTOR AUTÓNOMO


El otro día hablaba con un compañero de carrera que fue traductor autónomo durante un tiempo. Le pregunté por qué lo había dejado y me respondió que por la falta de clientes y porque no sabía cómo buscarlos. Yo tampoco es que tenga una fórmula exacta e infalible para buscar clientes, pero he hecho todo lo que os comento a continuación y, poco a poco, he ido consiguiendo cada vez más clientes. Creo que es un tema interesante y, aunque ya se ha hablado sobre él, nunca viene mal repetirlo.

En primer lugar, diferenciaremos entre clientes directos y empresas de traducción:
  • Clientes directos: son aquellos que llegan a ti sin ningún intermediario de por medio, tienes que tratar con ellos directamente y adaptarte a sus necesidades. Normalmente buscan traducciones juradas y puede que sea la primera vez que tienen que la solicitan, por lo que tendrás que explicarles todo muy bien y de forma sencilla. Pueden ser tanto personas físicas como empresas que necesiten traducir su página web, por ejemplo.
  • Agencias/empresas de traducción: son empresas que se dedican a gestionar proyectos de traducción multilingües y trabajan con cientos de traductores autónomos, según sus necesidades. En este caso, el Project Manager (PM) o Gestor de Proyectos es tu aliado, porque será con él con quien te comuniques cuando te surja una duda. Él preguntará al cliente y te solucionará la vida.

Aclarado este punto, veamos cómo empezamos a buscar clientes:
  • Puedes crear una imagen profesional online. Para ello existen infinidad de plataformas, ya sea específicas para traductores autónomos (Proz, TranslatorsCafé, El Portal del Traductor) o portales en los que puedes publicar tu experiencia laboral y, en algunos de ellos, conectar con otros profesionales (LinkedIn, Xing, About.me, Infojobs Freelance), portales para publicar tus servicios (Pórtico Legal, Traducción365). Ten en cuenta que deberán estar todos actualizados y con los mismos datos, de lo contrario estaremos dando una imagen descuidada y confundiremos a la persona que nos esté buscando.
  • Crea una página web y vincúlala con Google Places. Los clientes te encontrarán rápidamente y, si tienes una página web vinculada, podrán ver todos tus servicios de antemano. A mí, por ejemplo, me atrae más una empresa que tenga web y pueda ver sus servicios bien detallados y cómo trabajan antes de ponerme en contacto con ellos. Trágora Formación nos explica aquí cómo podemos crear una página en Google My Business.
  • Tener una buena relación y contacto con tus excompañeros de carrera te garantiza que se acordarán de ti cuando les llegue un encargo que ellos no puedan asumir, ya sea porque ellos no se dedican a la traducción o porque no dominan ese tema y saben que tú sí. Por eso, cuida y valora mucho a tus compañeros.
  • Habla de tu trabajo con la gente nueva a la que conozcas y explícales a qué te dedicas (siempre que surja el tema, tampoco es que tengas que ir proclamando que eres traductor a lo loco). Por ejemplo, si vas a la escuela de idiomas o haces cualquier otra actividad y entre los compañeros se habla del tema, es interesante que sepan a qué te dedicas, porque algún día puede que necesiten tus servicios. Doy fe.
  • Puedes crearte unas tarjetas de visita bien chulas y entregarlas a gente que conozcas en conferencias o eventos a los que asistas. También puedes preguntar en los comercios locales que te interesen si puedes dejarlas en su mostrador, por si a sus clientes les interesa. Si eres traductor jurado, esta es una buena manera de buscar clientes entre las asesorías, inmobiliarias y bufetes de abogados de tu ciudad, porque seguramente tendrán clientes extranjeros y necesitarán tus traducciones algún día. Y asegúrate de ofrecer un gran servicio y un buen trato, porque entre ellos se pasarán tu contacto. El boca a boca mueve montañas.
  • Si prefieres trabajar con empresas, solo tienes que buscar en Google “empresas de traducción” y empezarán a salirte opciones. Solo tienes que empaparte bien de todas las webs y ver si tienen una pestaña de “Trabaja con nosotros”. Ahí podrás envías tu CV. También hay otras empresas en las que tendrás que rellenar un formulario online (te pedirán tus datos, experiencia profesional, programas con los que trabajas, etc.). Para tener un seguimiento de las empresas con las que has contactado y te han contestado, puedes crear un Excel con todos los datos que creas convenientes, por ejemplo, persona de contacto, fecha de envío de CV, fecha de contestación, tarifas, plazo de pago, etc. Debes saber que es habitual que las empresas pidan que hagas una prueba de traducción (que no debería exceder las 300 palabras) para ver cómo traduces y si dominas el tema tanto como dices. La ventaja de trabajar con empresas es que suelen enviar un flujo de trabajo constante (si son grandes y, a su vez, tienen clientes grandes que necesitan traducciones todas las semanas), pero las tarifas suelen ser más bajas.
     Espero que os sirva de ayuda y, si tenéis algo más que aportar, no dudéis en dejarlo en comentarios. 👇😉


·         


Comentarios

  1. Muchas gracias por tus consejos, estoy segura de que me servirán de mucho. Tengo una pregunta y es cómo puedo empezar a conseguir encargos ya que no tengo experiencia. Hasta ahora jamás he conseguido trabajar de traductora y eso que hace dos años que me gradué en filología árabe. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por tu comentario. Pues puedes empezar por buscar en Google empresas de traducción que trabajen con tu par de idiomas (que supongo que es árabe y español). Puedes enviarles tu CV y ofrecerles tus servicios. Cuando vayas paseando por tu ciudad, ve leyendo carteles de negocios (yo soy muy fan de ir leyendo por la calle, jaja) y seguro que te topas con alguno al que puedes entrar y ofrecer tus servicios. Por ejemplo, si ves una inmobiliaria que tiene sus carteles en español y en árabe puedes deducir que sus clientes necesitarán traducciones de documentos bancarios o de su documentación para comprar una casa. En ese caso, ten preparada una tarjeta de visita y entra a ofrecer tus servicios.
      Espero haberte ayudado un poquitín.
      ¡Suerte! :)

      Eliminar
    2. !Me parece estupenda idea! Quizás mi problema sea lanzarme y tener más confianza, ¡te lo agradezco mucho! :)

      Eliminar
    3. Me alegro de que te guste la idea. ¡Ánimo! :)

      Eliminar
  2. ¡Hola, Sonia! Interesante entrada. Justo ayer descubrí cómo funciona My Business de Google Places y estaba pensando si tenía sentido darme de alta. Ahora que lo confirmas, voy a hacerlo cuanto antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Maria! Gracias por pasarte por el blog y por dejar tu comentario. Me alegro de que te haya gustado la publicación. :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ERRORES DE TRADUCTOR PRINCIPIANTE

ERGONOMÍA PARA TRADUCTORES