CÓMO RECUPERAR LA ILUSIÓN EN TU TRABAJO



Esta entrada es para ti, que ya llevas un tiempo trabajando en esta profesión tan bonita y hay ocasiones en las que sientes unos altibajos que te hacen replantearte si merece la pena seguir dedicándote a ella.

Este es un tema complicado que nos suscita varias preguntas: ¿me estoy dedicando de verdad a lo que me gusta? ¿Por qué si tengo claro que me gusta, a veces tengo la sensación de querer dejarlo? ¿Me veo de verdad haciendo lo mismo dentro de 20 años? Siento decirte que no tengo la respuesta a estas preguntas. La tienes tú mismo. Tú mejor que nadie te conoces o estás en proceso de conocerte y, con las decisiones que tomas en la vida, te estás respondiendo. Algunas veces acertarás más que otras, pero siempre te llevarán más cerca de donde quieres estar.

En esta entrada quiero hablar de ciertas cosas que nos pueden desanimar en nuestra profesión y de las soluciones que yo he aplicado. Espero que te sirvan de ayuda. Si quieres compartir las tuyas, estaré encantada, seguro que me ayudarán a mí también. 😊

Una de las principales razones por la que nos podemos frustrar es el hecho de trabajar solos en casa, sin nadie con quien comunicarnos. El contacto con otras personas puede desarrollar tu creatividad, un compañero puede animarte o ayudarte si te ve atascado con alguna tarea. Y esto lo echamos de menos cuando trabajamos desde casa. Por suerte, este es un tema que tiene fácil solución: puedes buscar un coworking en tu ciudad, seguro que conoces a gente muy maja que incluso se pueden convertir en clientes. Yo ahora tengo compi nuevo en la oficina, así que tema solucionado. También es recomendable realizar actividades fuera de casa y que no tengan que ver con la traducción, por ejemplo, natación, yoga, clases de pintura, ganchillo, cursos de cocina… Sobre todo elige aquello que te haga sentir bien, porque volverás a casa con las pilas cargadas.

Hay temporadas en las que sientes que no avanzas, como si estuvieras en pausa, y te hacen olvidar la ilusión que sentías cuando empezaste. También te digo que no se puede estar ilusionado las 24 horas del día. La vida tiene sus momentos buenos y otros que meh. Que un día no te hayas levantado con ilusión, no significa que tengas que abandonar. A todos nos ha tocado traducir encargos de listas en Excel, patentes de invenciones que no las entiende ni un ingeniero o tratar con clientes rancios, pero eso te servirá para darte cuenta de lo buenos que son otros clientes, del tipo de textos que se te dan mejor y de aquellos que disfrutas más.

Podemos analizar por qué nos sentimos mal haciéndonos una serie de preguntas:
¿Qué tenía antes que ahora no? ¿Qué disfruto haciendo? ¿Qué me anima? ¿Qué me estresa o me deprime? ¿Necesito desconectar? Para un momento y respóndete sinceramente a estas preguntas.

Coge papel y boli y empieza a responder a estas preguntas. Escribe lo primero que te venga a la cabeza, muchas veces te das cuenta de lo que sientes cuando te pones a escribir sin censura. 📝

En el próximo post os hablaré de las cosas que me estresan y me animan a mí y de algunos trucos para recuperar la ilusión.


To be continued…

Comentarios

Entradas populares de este blog

VALE, YA SOY AUTÓNOMA, ¿Y AHORA QUÉ?

ERGONOMÍA PARA TRADUCTORES